Estas vacas… ¡Son la leche!

13 Mar

Me da leche ¿merengada?

La Vaca PacaGracias a ciertas modificaciones genéticas, en un futuro no muy lejano, lo humanos podremos beber leche de vaca menos dañina y más parecida a la que dan las madres a sus hijos. ¿Que cómo lo han conseguido? El secreto está en ciertas proteinas que protegen a los niños de las bacterias.

Hace cosa de dos años, una noticia comenzó a pulular por internet (ya sabemos todos cómo es esto): un grupo de científicos chinos habrían conseguido  introducir genes humanos en un grupo de 300 vacas lecheras con objeto de que dieran leche con características “humanas” (lo que significa: con un alto contenido en nutrientes para ayudar al crecimiento de los bebés y reducir el riesgo de infecciones).

Si a los que se oponen a los transgénicos les falta artillería en su batalla para lograr su prohibición, aquí tienen un misil de largo alcance: ya es un hecho. Este grupo de científicos han conseguido introducir una serie de mutaciones que, genéticamente, harán que las vacas frisonas– las típicas de manchas negras y blancas, como la de la imagen- den una leche que tenga una mayor cantidad de lisozima, una proteína presente en la leche materna. Esta sustancia evita infecciones bacterianas salvaguardando al niño de enfermedades, lo que convertiría esta nueva leche en un método de prevención de enfermedades infantiles.

Ning Li, profesor de la Universidad Agrícola de China, director del estudio afirma que tiene un valor nutricional similar al de la leche materna y que no supone riesgos para la salud de los bebés. También ha comentado que estiman que en diez años la leche estará disponible para el consumo.

En una entrevista con el periódico inglés Telegraph, la cabeza visible de los Laboratorios State Key en la citada universidad, el profesor Ning Li, afirma que la leche de vaca transgénica sabe igual que la leche normal (no especifica si la de vaca o la de mujer) y que tardarán no menos de tres años en comercializar las investigaciones y al menos diez para que “la leche casi humana esté en la taza de los consumidores”.

La noticia ha despertado cierto recelo porque la leche no deja de ser fruto de la modificación genética de los animales, y los científicos no acaban de aclararse sobre la seguridad de dichos alimentos para los humanos y mucho menos para los bebés.

Keith Campbell, profesor de biología de la Universidad de Nottingham, ha dicho al respecto:

”No hay ningún problema con esta leche derivada de la modificación genética. Sin embargo, hay que analizar qué alimento se está produciendo y la concentración de este producto que entra en la cadena alimenticia”.

Amor vaca y niña

Evidentemente falta que se explique cómo funciona esta leche en los bebés,si hay efectos secundarios y si aporta realmente beneficios en comparación con la leche artificial. Es preciso saber también si esta leche será modificada para que los bebés la toleren mejor, porque lo que sabemos es, simplemente, que se han añadido tres compuestos a la leche de vaca, pero esto no es suficiente para que un bebé la pueda tomar, porque la leche de vaca no es nada recomendable para un bebé, sino que debe ser modificada para que los niños puedan aceptar la concentración de proteínas que contiene.

Lo cierto es que las posibilidades de comercialización son muy altas si tenemos en cuenta la prevista escasez futura de las calorías y nutrientes para una población en constante crecimiento.

 Os dejamos la encuesta del día sobre esta entrada:

Para conocer más detalles, curiosidades y falso mitos sobre la leche de vaca, pincha aquí.

Os dejamos con una curiosa reflexión entre nuestras queridas vacas y el capitalismo:

CAPITALISMO IDEAL: Tienes dos vacas. Vendes una y compras un toro. Ellos se reproducen y la economía crece. Vendes el rebaño y te jubilas, rico.

CAPITALISMO AMERICANO: Tienes dos vacas. Vendes una y fuerzas a la otra a producir la leche de cuatro vacas. Te quedas sorprendido cuando ella muere.

CAPITALISMO FRANCÉS: Tienes dos vacas. Te pones en huelga porque quieres tres.

CAPITALISMO CANADIENSE: Tienes dos vacas. Usas el modelo del capitalismo americano. Las vacas mueren. Acusas el proteccionismo sudamericano y adoptas medidas proteccionistas para tener las tres vacas del capitalismo francés.

CAPITALISMO JAPONÉS: Tienes dos vacas. Las rediseñas para que tengan la décima parte del tamaño de una vaca normal y produzcan 20 veces más leche. Después creas dibujitos animados con nombres sugestivos como Vaquimon y los vende al mundo entero.

CAPITALISMO ITALIANO: Tienes dos vacas. Una de ellas es tu madre, la otra tu suegra, ¡¡¡maledetto!!!

CAPITALISMO ENRON: Tienes dos vacas. Vendes tres para tu empresa de capital abierto usando garantías de crédito emitidas por tu cuñado. Después haces un trueque de deudas por acciones por medio de una oferta general asociada, de modo que consigues todas las cuatro vacas de vuelta, con exención fiscal para cinco vacas. Los derechos de la leche de las seis vacas son trasferidos para una empresa de las Islas Cayman, de la cual el socio mayoritario es secretamente el dueño. Él vende los derechos de las siete vacas nuevamente para tu empresa. El balance anual dice que la empresa posee ocho vacas, con una opción para una más. Tu vendes una vaca para comprar un nuevo presidente de los Estados Unidos y quedas con nueve vacas. Nadie da balance de las operaciones y exportas tu estiércol a Latinoamérica.

CAPITALISMO BRITANICO: Tienes dos vacas. Las dos están locas.

CAPITALISMO HOLANDÉS: Tienes dos vacas. Ellas viven juntas, no quieren toros y todo fenomenal.

CAPITALISMO ALEMAN: Tienes dos vacas. Ellas producen leche regularmente, según patrones de cantidad y horario previamente establecido, de forma precisa y lucrativa. Pero lo que te gustaría de verdad seria criar cerdos.

CAPITALISMO RUSO: Tienes dos vacas. Las cuentas y ves que tienes cinco. Las cuentas otra vez y ves que tienes cuarenta y dos. Y otra vez y ves que tienes doce. Paras de contar y abres otra botella.

CAPITALISMO SUIZO: Tienes 500 vacas, pero ninguna es tuya. Tu cobras para guardar lasvacas de otros.

CAPITALISMO ESPAÑOL: Estás muy orgulloso por tener dos vacas.

CAPITALISMO GALLEGO: Tienes dos vacas. Y te quejas porque tu rebaño no crece…

CAPITALISMO CHINO: Tienes dos vacas y 300 personas tirando leche de ellas. Tu presumes de tener pleno empleo y alta productividad. Y arrestas al activista que ha divulgado los números.

CAPITALISMO INDIO: Tienes dos vacas. ¡Ay de quien las toque!

CAPITALISMO LATINOAMERICANO: Tienes dos vacas. Una de ellas es robada. Los gobiernos crean, en sus Cumbres de Jefes de Estado Latinoamericanos, la Contribución Obligatoria por Posesión de Vacas (COPV). Un fiscal viene y te multa, porque, a pesar de que hayas pagado la COPV correctamente, el valor era por el supuesto número de vacas y no por el de vacas real. Hacienda, por medio de datos también supuestos del consumo de tu familia numerosa de leche, queso, zapatos de cuero y botones, presumía que tuvieras 200 vacas y, para librarte del acoso, regalas la vaca restante al fiscal para que todo se quede en paz.

Vaca modelo del blog.

 

Alejandra Rovira Marcos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: