Laika, en la tierra hay una perra menos

19 Mar

Y en el cielo una estrella más.

Seguramente alguna vez habras oido hablar de la historia de la perrita Laika, el primer ser vivo en viajar al espacio. Una hazaña que fue precursora de los posteriores vuelos tripulados por astronautas. Una historia muy impactante y triste dado el desenlace.

A finales de 1954, principios de 1955  nació en las calles de Moscú una perrita vagabunda de raza callejera que fue recogida para ser incluida dentro del programa espacial ruso, con la finalidad de experimentar las consecuencias que un viaje espacial podría tener en el organismo de un ser vivo, ya que muchos científicos pensaban que una persona no podría ser lanzada al espacio y regresar viva. Originalmente la llamaron Kudryavka (rizadita), después Zhuchka (bichito), y luegoLimonchik (limoncito), para finalmente llamarla Laika, que significa “ladradora”.

Los perros elegidos para ser entrenados debían pesar menos de 6 kilos, medir menos de 40 centímetrosde altura y ser callejeros, ya que según los científicos rusos, un perro callejero acostumbrado a luchar diariamente por la supervivencia soportaría mejor los entrenamientos que un perro de raza y además tenían más capacidad de aprendizaje.

Entre cientos de canes, y tras durísimas pruebas de gravedad, adaptación a espacios extremadamente pequeños y a estrés provocado por ruidos y vibraciones que mermaban el físico de los canes, destacaron 3 perros, Albina, Mushka y Laika, pero Oleg Gazenko, el director del programa de adiestramiento de perros cosmonautas se fijó que uno de ellos era especialmente tranquilo, y ese perro fue el elegido, Laika, que tenía dos años de edad

En un principio, la agencia de noticias soviética TASS informó de que Laika regresaría ala Tierraen paracaídas, ya que la propaganda soviética temía la reacción de sus ciudadanos y del mundo entero, para quienes Laika era mucho más que un perro, pero las verdaderas intenciones no eran estas, y se sabía que Laika nunca regresaría, de hecho la última ración de comida contenía veneno para que la perra muriera al séptimo día, y no se abrasara en su reentrada en la atmósfera terrestre, pero las cosas no salieron como se esperaba.

Desde el control en Tierra, después del lanzamiento, escucharon a Laika ladrar, y percibieron los latidos de su corazón, pero a las 5 horas del despegue sus constantes se perdieron.

Los sovieticos anunciaron que murió por falta de oxigeno sin dolor y apaciblemente a la semana de estar en la orbita terrestre, incluso mintieron afirmando que escucharon sus constantes vitales todos los días, pero hasta 2002 no se desveló la verdad, cuando la BBC  El 28 de octubre de ese año publicó la siguiente noticia: “El primer ser vivo que viajó oficialmente al espacio no vivió alegremente una semana dando vueltas sobrela Tierra, sino que tuvo una muerte muy dolorosa.”

Al parecer un fallo técnico elevó la temperatura de la cabina al expandirse el calor de uno de los motores que no se desacopló en el despegue haciendo que su cubículo se recalentara provocando su dolorosa muerte entre 5 y 7 horas después del despegue. Los últimos registros de sus constantes vitales eran aterradores, su corazón latía tres veces más deprisa de lo normal, provocado por el pánico.

Laika murió, pero su nombre siempre ha sido recordado, incluso hay una región de Marte con su nombre. No fue solo una perra para muchos, el primer ser vivo que fue lanzado al espacio, dio su vida para el futuro de la ciencia. Aunque ojalá las intenciones de las personas encargadas no hubiesen sido las mismas. Una barbaridad que ocurrió hace años y esperamos jamás se vuelva a repetir.

  

El 11 de abril de 2008, las autoridades rusas develaron un monumento a Laika. Este pequeño monumento en su honor fue construido cerca del centro de investigación militar en Moscú que preparó vuelo de Laika al espacio. Cuenta con un perro de pie en la parte superior de un cohete. La figura de bronce consiste en uno de los segmentos de un cohete espacial que se transforma en una mano humana, sobre la que yace Laika.

Ahora os dejamos con Mecano, que revive la historia con la preciosa voz de Ana Torroja.

 

Sofía Sánchez Irazusta.

Anuncios

Una respuesta to “Laika, en la tierra hay una perra menos”

  1. Carmen Ortiz abril 3, 2012 a 10:05 am #

    que entrada mas bonita!!!como me gusta esa cancion!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: