¡Pelillos a la mar!

31 Mar

El Yeti marino.

Cada año se describen centenares de nuevas especies marinas sin que ello despierte demasiado interés, salvo el de algunos especialistas y entusiastas en el mejor de los casos. Sin embargo una de las especies que recientemente se ha dado a conocer ha llamado mucho la atención.

Hay quien le ha llamado “langosta peluda(furry lobster), pero sus descubridores prefieren llamarla “langosta yeti” (yeti lobster) o “galatea yeti”, en referencia al abominable hombre de las nieves, que suele representarse cubierto de una larga pelambrera.

La Kiwa Hirsuta es una langosta tan distinta de otras especies que los científicos han creado una nueva familia taxonómica para ella. Se le bautizó con este nombre por Kiwa, la diosa de los crustáceos en la mitología polinesia.

El equipo que la descubrió, liderado por Robert Vrijehoek del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterrey, encontró al pequeño animalito el año pasado en aguas profundas -2.300 metros- en una zona a 1.500 kilómetros al sur de la Isla de Pascua.

La langosta fue capturada mediante la manga de succión del barco de la expedición (Alvin). Lo que más llamó la atención de los recolectores fue que tenía las patas recubiertas de abundante pilosidad. Muchos crustáceos muestran mayor o menor número de pelos (técnicamente llamados setas) en los apéndices, pero lo especial de este caso era la cantidad y longitud de los mismos.

Kiwa es blanco y mide 15 centímetros de largo, con los ojos reducidos a un resto membranoso sin pigmento y por lo tanto carente de visión, cosa que no sorprende en un organismo que habita un mundo sin luz.

Nuestro cangrejo peludo ha resultado estar emparentado con los cangrejos sastres o galateas -unos crustáceos bastante conocidos- aunque es lo suficientemente distinto como para, además de merecer un género propio, haber sido clasificado también en una nueva familia creada expresamente para él, la familia Kiwaidae.

A la vista está que nadie puede negar el curioso aspecto de la langosta. Habrá a quien, incluso, le entren ganas de adoptarla como si de un peluche se tratara.

 

Alejandra Rovira Marcos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: