El zoo de Barcelona

15 Abr

El Zoo de Barcelona, donde actualmente viven más de 2.200 animales de 319 especies diferentes, cumplirá en septiembre sus primeros 120 años de vida, marcados por sus animales más emblemáticos: su primer elefante “Avi”, la elefanta “Júlia”, el inolvidable gorila albino “Copito de Nieve” o la orca “Ulises”.
Aunque el zoo barcelonés, el más antiguo de España, busca un animal que se convierta en nuevo icono del parque, su apuesta pasa por la investigación, la educación y la preservación de las especies en peligro de extinción, según su director Miquel Trepat.


Del zoo que abrió en 1892 con la finalidad de exhibir animales exóticos, se ha pasado a un zoológico científico que asume su papel de “reserva de biodiversidad” con proyectos de investigación, “cría en cautividad y reintroducción de especies” en sus espacios naturales, en palabras de Trepat.
Copito de nieve

Los barceloneses se han identificado a lo largo de los años con sus animales más emblemáticos, especialmente con el único gorila albino conocido del mundo “Copito de Nieve”, que llegó en 1966 para dar renombre internacional a este zoológico.
El zoo de Barcelona se inauguró el 24 de septiembre de 1892 en el parque de la Ciutadella tras la compra por parte del ayuntamiento de la colección de animales exóticos del banquero Lluís Martí-Codolar.
Cuando murió su primer elefante, “Avi”, que ya formaba parte de la colección de Martí Codolar y que era el más admirado del parque, el virrey de Marruecos, Muley Hafid, regaló a Barcelona en 1915 otro paquidermo hembra, “Júlia”, que pronto se convirtió en icono, hasta el punto de que Angel Guimerá y Amadeu Vives le dedicaron un himno que se cantaba en las escuelas municipales.


En 1956, el ayuntamiento empezó a sustituir las jaulas por espacios que reproducían La mayor eclosión se produjo en 1966 con la llegada de “Copito de Nieve”, el único gorila albino conocido del mundo que unos indígenas llevaron malherido al centro de Ikunde.
El pelaje blanco y la piel rosada de “Copito” impactaron en los barceloneses, que hicieron suyo al gorila mientras la revista “National Geographic” lo puso en su portada y otorgó al zoo barcelonés el prestigio internacional que ya nunca ha dejado.
Convertido en símbolo de la ciudad, “Copito” vivió 37 años en Barcelona, hasta su fallecimiento en 2003, y ha dejado una enorme prole formada por 21 hijos, siete nietos y un biznieto, aunque probablemente dos de sus nietas están embarazadas y sumarán otros dos biznietos a final de este año.


La muerte en 2003 de “Copito” motivó la apertura del espacio “Gorilas” en un zoo, que durante los últimos años ha abierto nuevas instalaciones para los vistosos guacamayos, para los feroces dragones de Komodo, que ahora está intentando reproducir en cautividad, o las cómodas habitaciones climatizadas para “Susi” y “Yoyo”, las dos elefantas que viven actualmente en el zoo.
Para celebrar los 120 años, los responsables del zoo han pedido a todos los barceloneses que aporten fotografías antiguas en el zoológico para confeccionar un gran mural de 6 metros de largo que se inaugurará para las fiestas de la Mercè.

Andrea Rodríguez Soto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: