Archivo | Crustáceos RSS feed for this section

Las Tortugas se comunican antes de la eclosión

12 Abr

Lorena Lafita Luna

SE COMUNICAN Y… ANTES DE LO QUE PENSAMOS

Los científicos creen que las crías se pueden comunicar entre sí antes de nacer y pueden hacer arreglos para salir de sus huevos al mismo tiempo. Un estudio en Murray, Australia, sobre las tortugas concluye que los embriones sincronizan su eclosión, es decir el momento en que saldrán de sus huevos, para evitar que las tortugas más pequeñas salgan solas y sean atacados por depredares como zorros y lagartos.

Se cree que las tortugas no eclosionadas, que se encuentran en un nido apretado, pueden ser capaces de sentir las vibraciones del corazón de los demás o incluso pueden detectar los gases emitidos por el aliento de otras tortugas. Así, las tortugas más desarrolladas pueden enviar señales sobre su estado de crecimiento a las menos desarrolladas para animarles a aumentar tasas de crecimiento, reporta The Telegraph.

   

Los investigadores estudiaron a las tortugas dividiendo una nidada de huevos en dos e incubándolas en diferentes niveles de temperatura. A continuación, juntaron los huevos después de una semana y analizaron el ritmo de los corazones de los embriones y los ritmos metabólicos.

Las tortugas aumentaron su ritmo de desarrollo independientemente de la temperatura, lo que les permitió nacer antes, y al tiempo de las demás.

         

Anuncios

Un cangrejo sin caparazón sobrevive gracias a una protesis de piezas de Lego

3 Abr

Lorena Lafita Luna

 

Lejos de la imagen ‘todoterreno’ a la que nos tienen acostumbrados los cangrejos, capaces de caminar hasta del revés, el crustáceo Harry se mostraba desvalido en el fondo marino al carecer de caparazón. Un problema al que Lego ha puesto el punto y final construyéndole un nuevo ‘traje’ con sus coloridas piezas.
Al contrario de lo que cabe esperar, Harry deshechó las conchas, que serían más propias de su hábitat natural y prefirió los bricks. Aunque cuando se topó con los lego no dudó ni un segundo, declara la responsable del acuario Liane Riley a The Guardian.

Harry se encuentra en Legoland en el Reino Unido y se puede observar a través de una piscina de rocas táctiles.

¡Pelillos a la mar!

31 Mar

El Yeti marino.

Cada año se describen centenares de nuevas especies marinas sin que ello despierte demasiado interés, salvo el de algunos especialistas y entusiastas en el mejor de los casos. Sin embargo una de las especies que recientemente se ha dado a conocer ha llamado mucho la atención.

Hay quien le ha llamado “langosta peluda(furry lobster), pero sus descubridores prefieren llamarla “langosta yeti” (yeti lobster) o “galatea yeti”, en referencia al abominable hombre de las nieves, que suele representarse cubierto de una larga pelambrera.

La Kiwa Hirsuta es una langosta tan distinta de otras especies que los científicos han creado una nueva familia taxonómica para ella. Se le bautizó con este nombre por Kiwa, la diosa de los crustáceos en la mitología polinesia.

El equipo que la descubrió, liderado por Robert Vrijehoek del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterrey, encontró al pequeño animalito el año pasado en aguas profundas -2.300 metros- en una zona a 1.500 kilómetros al sur de la Isla de Pascua.

La langosta fue capturada mediante la manga de succión del barco de la expedición (Alvin). Lo que más llamó la atención de los recolectores fue que tenía las patas recubiertas de abundante pilosidad. Muchos crustáceos muestran mayor o menor número de pelos (técnicamente llamados setas) en los apéndices, pero lo especial de este caso era la cantidad y longitud de los mismos.

Kiwa es blanco y mide 15 centímetros de largo, con los ojos reducidos a un resto membranoso sin pigmento y por lo tanto carente de visión, cosa que no sorprende en un organismo que habita un mundo sin luz.

Nuestro cangrejo peludo ha resultado estar emparentado con los cangrejos sastres o galateas -unos crustáceos bastante conocidos- aunque es lo suficientemente distinto como para, además de merecer un género propio, haber sido clasificado también en una nueva familia creada expresamente para él, la familia Kiwaidae.

A la vista está que nadie puede negar el curioso aspecto de la langosta. Habrá a quien, incluso, le entren ganas de adoptarla como si de un peluche se tratara.

 

Alejandra Rovira Marcos